El especialista aseguró que no existe ningún tratamiento para prevenir la aparición de verrugas; ya que señaló, “No salen por comer tales o cuales alimentos, ni por usar un jabón, ni por nada externo”, insistió el médico. ¿Qué hacer entonces para evitar estos signos de fealdad? El tratamiento tradicional empleado por los dermatólogos incluye eliminarlas mediante electrocauterización, un método que quema por completo la protuberancia y su raíz. Otra opción, muy en boga, es el uso de rayo láser, una tecnología que se ha hecho muy accesible en términos económicos, pues las clínicas ofrecen este servicio en paquetes, más baratos entre mayor sea el número de verrugas a quitar.

Sin embargo esta técnica tiene sus detractores. López Tsubuku es uno de ellos. El galeno afirma que con el láser no se destruye siempre la raíz de la verruga, por lo que ésta tiende a reaparecer. Es lo que la gente llama “podar”, y que sucede frecuentemente cuando se utilizan remedios caseros. Con todo, esto no es lo más preocupante, sino el hecho que si el aparato láser es manejado por una persona sin experiencia ni conocimiento de la dermis, puede eliminar una lesión maligna.

El dermatólogo explicó que los especialistas en esta área pueden dife-renciar, en una exploración física, una verruga –que siempre es benig-na- de una lesión maligna, y entonces la protuberancia no se elimina sino que se somete a un tratamiento oncológico. Lo contrario lleva a re-tardar una atención médica urgente con consecuencias funestas, pues es bien sabido que el cáncer en la piel es uno de los tumores con pro-nóstico más desfavorable.
Por tanto, su recomendación es que acudan a un dermatólogo. Y que se ponga especial atención si los lunares, verrugas o protuberancias tienen las siguientes características: si han cambiado de color, si están creciendo, si hay enrojecimiento alrededor del mismo o si aparecen ‘perli-tas’ o una especie de bolitas en la circunferencia.

Estos cambios pueden anunciar una lesión cancerosa. Las lesiones malignas, por lo general aparecen en la cara y tienden a crecer rápido.

Verrugas y verruguitas. Clasificación

Fibromas. Son las lesiones en cuello, axilas, ingles y muslos preferente-mente que parecen una pasa colgada de la piel por un tallito. La persona puede jalarla. Puede ser de distintos tonos. No es cancerosa.

Nevos. De ser un lunar común al paso del tiempo adquiere el aspecto de una verruga. No tienen una raíz como los fibromas, sino están totalmente adheridos a la piel. Por lo general aparece en la cara, pero también puede crecer en otra parte del cuerpo. En su bordo aparecen perlitas. Pueden ser lesiones cancerosas.

Verrugas virales. Llamadas popularmente mezquinos. Son callosidades que aparecen en los nudillos, dedos o alrededor de las uñas, codos y rodillas; también en cara y particularmente en párpados. No son cancerosas.


Anterior >>